domingo, 22 de abril de 2007

micro-entrevista: Rosa Beltrán

Hace poco conocí a Rosa Beltrán. Estuvimos en una mesa juntas en Medellín y nos enamoramos- literariamente hablando. Pasó esa cosa mágica que pasa raras veces entre escritoras, aunque últimamente a mi me está pasando con frecuencia . Cero competencias, cero desconfianzas, cero falsas alianzas pseudofeministas. Hubo una conexión real basada en el respeto al intelecto y el talento literario mutuo. Manjar de los dioses.

Nos pasamos la tarde caminando del tingo al tango, hablando de libros, de lecturas, de proyectos. Yo ya la había leído. Respeto su agudeza mental y su amplio conocimiento de la literatura europea y latinoamericana. Respeto su incansable tesón y generosidad intelectual. Me apela el rebelde erotismo de su narrativa (sobretodo cuando se lee contra el contexto de la literatura mexicana actual), su mirada a la cotidianidad emocional de este siglo. En fin, que creo que Rosa Beltrán es una de las grandes grandes (o meras meras como dirían los mexicas) y pa'l que no la conoce, se la recomiendo encarecidamente.


Acaba de salir su novela "Alta infidelidad" por editorial Alfaguara. Es una novela corta que trata de triángulos, cuadrados, y/o elipsis amorosas. En ella, Rosa Beltrán usa su acostumbrado estilo compuesto por
frases cortas, o más bien "cortadas", que ubican al lector en el plano de lo íntimo, de la reflexión íntima, pero no confesional. Aplica ese tipo de stacatto narrativo para abrir espacios "cerebrales" de ponderación. En medio de todo lo terrible del dolor por los celos o las infidelidades, Beltrán nos deja ver cómo está pensando su personaje, qué resortes internos lo mueven. Es difícil tratar el tema del "amor infiel" sin caer en el melodrama sentimental. Rosa lo aborda a las mil maravillas.

¿Y cómo lo hace? Pues contándonos "la Historia Occidental de los Celos" en medio de la narración de los amores de una editora, un filósofo-pubicista y sus otras mujeres. Nombra la terrible historia amorosoa de Dostoievsky, la de Stevenson, etc.
Y lo hace de una manera "natural", sin que suene a "namedroping" o a autorización de pedigree literario.

Confieso que me atrapa más la primera sección de la novela que la segunda. Sin embargo, el foco narrativo debe cambiar para que veamos a la protagonista desde afuera; observar cómo sus actos van cambiando a medida que los celos se apoderan de sus procesos reflexivos. La sengunda parte de la novela se centra en la exploración del universo mental del "conquistador" masculino. Me atrapó menos, pero aprendí mucho leyéndola.

Rosa Beltrán es autora de las novelas: La corte de los ilusos (Premio Planeta 1995) y El paraíso que fuimos, Seix Barral (2002), así como de los volúmenes de cuentos: Amores que matan (Booket, Joaquín Mortiz 2005) y La espera (1986). Su libro de ensayosAmérica sin americanismos (UNAM, 1997) le valió el prestigioso Florence Fishbaum Award el mismo año.
Estudió letras hispánicas en la UNAM y es doctora en literatura comparada por la Universidad de California, Los Angeles. Fue subdirectora del suplemento cultural La Jornada Semanal y miembro del Sistema Nacional de Creadores. Ha impartido cátedra en UCLA, en la Universidad de Jerusalén, la Universidad Ramón Llull y en la Universidad de Colorado, EU. Actualmente es profesora del posgrado en literatura comparada en la UNAM.

Se los digo, es una escritora seria seria. Además de "una mujer de pelo en pecho y andar derecho". Así, directa y aguda, como las frases con las cuales escribe.

Rosa fue tan amable de contestar mis 5 preguntas de una micro-entrevista. Aquí sus contestaciones para "Lugarmanigua".



1- Si pudieras escribir con otro órgano que con la mano, ¿cuál escogerías?, ¿Por qué?

Con los ojos. Si es cierto que son el espejo del

alma, tendría la oportunidad de leer cuán negra es la
mía.

2- ¿Qué libro estás leyendo ahora mismo?

Terminé Nuestra Señora de la noche, de Mayra
Santos-Febres. Ahora leo El olvido que seremos, de Héctor
Abad y releo Iluminación y fulgor nocturno, de Carson
Mc Cullers.

3- ¿A qué personaje de la historia te gustaría matar bien lenta y dolorosamente?
Al Gran Inquisidor

4- ¿Sobre qué tema no escribirías jamás?
Acerca del no poder escribir. Soy supersticiosa.

5- ¿Quienes te hubiera gustado que fueran tus padres literarios? Es decir, si pudieras casar a tal escritor (hombre o mujer) con otro u otra para que te pariera, ¿a cuáles dos escogerías?
Kafka y Sor Juana.


2 comentarios:

Hector-Luis Roman Maldonado-Kasprowicz dijo...

Mayra, gracias por tocarnos con tanta prosa madura que invita al pensamiento y a la reflexion. Besos literarios desde Berlin

Yolanda Arroyo Pizarro dijo...

De Rosa Beltrán me encantó Amores que matan. Gracias Mayra por recordármela y traérnosla hasta acá.