domingo, 13 de mayo de 2007

micro-crónica: día de las madres

Estoy con mis dos hijos, el que ya sabe decir mi nombre y darme grandes abrazos. La que late en mi panza. Me siento parte de una gran tribu, habitada, co-habitable, plena.

La maternidad no completa a ninguna mujer. No es deber, ni es natura; es llamado.

Los dolores se esfuman en el aire, los sobresaltos no amainan el peso de la sangre en las arterias, esa sangre conectora y no vertida. " Sin sangre no hay nacimiento" dicen los yorubá. Dulce violencia si alguna. Cura líquida y roja- oní/oní.

Se esfuman todos los mitos. Ser madre no es esa cosa melcochosa que se supone que celebremos el día de hoy. No es sufrimiento, sacrificio, lágrimas, posposición. Es elegir el trabajar para formar a otros seres humanos. Asumir ese gran poder y ese gran deleite.

También es un gran alivio. Al fin concretiza lo que a una le toca hacer en este mundo. A mi me toca escribir y criar. Así de simple.

Un gran alivio, en verdad. Después de tanto amor fallido, encontrar el verdadero.

3 comentarios:

Óscar dijo...

Una felicitación un poco atrasada. Suertudos los que encuentran ese amor verdadero del que hablas. Saludos.

misticjoe dijo...

Felicidades Mayrita y por doble partida, te he visto por la universida y me preguntaba si estabas embarazada, enhorabuena, espero que todo te salga bien, saludos

Jorge Basmeson dijo...

Wow... que divertido, Mayra. La verdad que te felicito y me alegra que hables de eso, que pocos encuentran. De eso que cuando lo encontramos no sabemos si es aquello que hemos estado buscando... no se es como una tautología.

La verdad te felicito, y tambien te felicito por tu Señora de la Noche, que ahora que estoy de vaciones estoy leyendola (sisisisi) un abrazo y un beso... Basmeson