domingo, 22 de febrero de 2009

RESIDENTE EN EL TERRITORIO DE LA SALSA




No todo fueron talleres durante la visita de Pedro Mairal en Puerto Rico. El viernes 20 de febrero, el escritor nos regaló con una lectura de sus PORNOSONETOS en el Nuyoricans Café. La lectura tuvo casa llena, sin contar las 35 personas que quedaron fuera por haber llegado tarde a la lectura. Es que las noches caribeñas empiezan tarde, pero terminan temprano a la mañana siguiente. Terminan con sudor y salsa.

Les informo, sin embargo, que Pedro Mairal cayó en su propia trampa. Leyó PORNOSONETOS, dejó a la gente inquieta y después los tuvo que apaciguar. La velada empezó con poesía y terminó a son de tambores al filo de la madrugada. Tanto bailó Mairal que la gente, asombrada, se me acercaba a preguntarme: "Permiso, profesora, pero... ¿usted está segura de que Mairal no tiene raja?" Traduzco al español estándar- ¿No será que Mairal es negro? Como acá en el Caribe uno puede ser negro con pelo rubio y ojos azules, o muy blanco, aunque retiña de melanina, quise indagar. Indagé. Mairal aclaró. "Che, Mayra, me descubriste. Soy afro-porteño". Ya sabía yo, me dije. A fin de cuentas- tango y bongó aliteran.

Lo demás, que lo confirmen las divas que gozaron del swing de Mairal, la crítica literaria estrella Melanie Pérez-Ortiz (caderas rojas), y Ana Teresa del Toro ganadora del 1er Premio por Periodismo Cultural del Instituto de Literatura Puertorriqueña (falda y melena negras). Aquí pruebas visuales de lo que cifró la clave de las tumbadoras.